Cobo Romaní y Pardo Kuklinski nos proponen en su libro Planeta Web 2.0 revisar las siete características[1] de las aplicaciones de la Web 2.0 que Tim O’Reilly presentó en el 2005 (What Is Web 2.0. Design Patterns and Business Models for the Next Generation of Software).

Cuatro años después de la publicación de O’Reilly podemos tomar algunas de las características planteadas por él e identificar los puntos favorables para la utilización de la web en educación.

La World Wide Web como plataforma.

Cada vez más se está pasando de una modalidad de desktop a una modalidad de webtop[2]. Productos como GoogleDocs y Del.icio.us (entre otros) permiten a los usuarios no solo acceder a todos sus documentos y favoritos (respectivamente) desde cualquier lugar sino compartirlos con otros usuarios, poder ver sus producciones y producir colaborativamente.

Otros productos como Wikipedia y los servicios peer to peer permiten compartir información actualizada y documentos entre los usuarios.

Una de las características que diferencia la web 2.0 de la web 1.0 en este sentido es que las empresas que brindan el servicio se limitan a proveer el “espacio” para que las personas lo usen, a diferencia de lo que pasaba en la web 1.0 donde las mismas empresas proveían el espacio y el contenido.[3]

Debemos tener en cuenta que si bien estos productos, así como muchos otros disponibles en la web, permiten un relación entre los usuarios del tipo colaborativa o cooperativa, no garantizan que ésta tenga lugar. Al pasar la responsabilidad sobre el contenido a manos de los usuarios, son estos los responsables del uso que se le dé a la herramienta. La utilización de cualquiera de estos servicios no garantiza el trabajo colaborativo/cooperativo, será la estrategia y la propuesta didáctica (en el caso de su utilización en educación) la que dará forma a la herramienta.

Aprovechar la inteligencia colectiva.

Parte de la propuesta, de la lógica, de la web 2.0 es la participación de los usuarios. Estos dejan de ser consumidores para pasar a ser co-desarrolladores (Cobo Romaní y Pardo Kuklinski, 2007) en un entorno democrático. Una de las críticas a este sistema es que se pone en la misma categoría a los individuos que más saben y los que menos saben sobre un tema determinado, a la vez que se cree que esta posibilidad de participación en la red es un mandato.[4]

Esta crítica no tiene en cuenta la regla de “participación desigual”[5]. No todas las personas participan en la red de la misma manera. Esta regla, estudiada en los 90′ por Will Hill, es conocida como la regla 90-9-1. En la mayoría de las comunidades online, el 90% de los usuarios son observadores que nunca contribuyen, el 9% contribuye de cuando en cuando y el 1% de los usuarios son los responsables de la mayor parte de la producción.

Otra cuestión a tener en cuenta en este aspecto es el funcionamiento de la inteligencia colectiva. Cuando hablamos de Inteligencia colectiva debemos tener en cuenta que para que una producción “inteligente” se plasme debe transcurrir un tiempo. Tomemos como ejemplo una página de Wikipedia: alguien crea una página sobre un tema nuevo, debemos esperar hasta que otras personas busquen información al respecto e identifiquen (si saben algo del tema) los posibles errores del artículo y los corrijan. Y esto va a estar influenciado por la regla que vimos más arriba, de 100 personas que entren a ver la página sólo diez son nuestros posibles editores.

Esto debe tenerse en cuanta al momento de utilizar información obtenida en la web. Chequear las fuentes es más importante que nunca, y debemos instruir y entrenar a nuestros alumnos en esta tarea. Consideramos que no alcanza con seleccionar materiales aprobados y chequeados por los docentes, es indispensable enseñar a buscar información y los pasos para identificar autores expertos.

El fin de las actualizaciones y la búsqueda de la simplicidad

El pasaje de la utilización de versiones finales a versiones siempre en revisión (siempre beta) de los distintos software y aplicaciones se encuentra en concordancia con lo que ocurre en otros aspectos de la tecnología. La escritura en tiempos de la pc ha cambiado respecto de la escritura precomputacional. Los textos son siempre textos en revisión.

La posibilidad de las nuevas aplicaciones de fácil uso como los blogs, foros y plataformas como facebook permiten hacer públicas y compartir las ideas que una persona está trabajando, permite que los demás colaboren con esta en el desarrollo, y de esta forma las ideas cobran vida antes de lo que sucedía en el pasado.

Otra de las ventajas de la web 2.0 es la posibilidad de entrelazar las distintas aplicaciones, podemos utilizar no solo texto en nuestros mensajes de foro o en nuestros post en un blog, podemos agregar fotos, videos u otro tipo de materiales que traemos de otras “páginas”. El mashup[6] permite enriquecer o ejemplificar nuestras producciones. Pero debemos tener en cuenta que la sobrecarga de estímulos insignificantes puede distraer la atención del contenido central. Con esto no queremos decir que no debe utilizarse imágenes, videos o cualquier otro agregado al material escrito, pero sí que todo material que se agregue debe ser pertinente y aportar al contenido presentado. No siempre más es mejor.

El software no limitado a un solo dispositivo.

La posibilidad de utilizar aplicaciones web en otros dispositivos como ser celulares[7], permite la libertad de la movilidad no solo para el acceso sino para recolectar y subir información a la web

Y la opción de acceder a la información desde otras páginas por medio de la sindicación[8] nos permite seguir sólo a los autores que consideramos interesantes sin tener que estar horas navegando la web.

Conclusiones

La web ha cambiado, eso no se discute. Nos presenta más opciones, se ha convertido en una herramienta más versátil y maleable. Está en nosotros elegir qué hacemos con esta herramienta. No alcanza con utilizar recursos online para definirnos como constructivistas o decir que trabajamos colaborativamente. Debemos tener una estrategia previa y saber seleccionar cuales de las múltiples aplicaciones disponibles son las que mejor nos van a servir para llevarla a cabo.

Bibliografía

  1. Collective intelligence. (n.d.). Consultado Agosto 17, 2009, en http://en.wikipedia.org/wiki/Collective_intelligence
  2. Romaní, C. C., & Kuklinski, H. P. (2007). Planeta Web 2.0. Inteligencia colectiva o medios fast food. . Barcelona / México DF.: Grup de Recerca d’Interaccions Digitals, Universitat de Vic. Flacso México.
  3. Nielsen, J. (2006, Octubre 9).”90-9-1″ Rule for Participation Inequality: Lurkers vs. Contributors in Internet Communities (Jakob Nielsen’s Alertbox). Consultado Agosto 17, 2009, en http://www.useit.com/alertbox/participation_inequality.html
  4. Zimmer, M. (2008, Marzo 3). Preface: Critical perspectives on Web 2.0. First Monday, volumen 13, número 3. Consultado Agosto 16, 2009, en http://www.uic.edu/htbin/cgiwrap/bin/ojs/index.php/fm/article/view/2137/1943


Notas:
[1] Las siete características son:

1. La World Wide Web como plataforma.

2. Aprovechar la inteligencia colectiva.

3. La gestión de la base de datos como competencia básica.

4. El fin del ciclo de las actualizaciones de versiones del software.

5. Modelos de programación ligera. Búsqueda de la simplicidad.

6. El software no limitado a un solo dispositivo.

7. Experiencias enriquecedoras del usuario.

[2] “Las nuevas compañías ofrecen software gratuito, utilizando a la Web como plataforma. Así, las herramientas y sus contenidos existen en la propia Web y no en la computadora del usuario. El concepto de webtop opuesto al de desktop es apropiado para explicar este fenómeno comercial.” Cobo Romaní, Cristóbal; Pardo Kuklinski, Hugo. 2007, pág. 28

[3] “Junto a la Wikipedia, el peer to peer de Napster fue una de las herramientas que más contribuyó a transformar el modelo de contenidos centralizados hacia uno en que los usuarios se convirtieran en servidores. Esto deja en manos de la comunidad todo el poder de la herramienta, en tanto las empresas sólo actúan como intermediarios ofreciendo un software creativo para interactuar. Los valores de las aplicaciones Web 2.0 tienen parte de su inspiración en estos primeros productos cooperativos par a par.” Cobo Romaní, Cristóbal; Pardo Kuklinski, Hugo. 2007, pág. 28

[4]  “The rhetoric surrounding Web 2.0 infrastructures presents certain cultural claims about media, identity, and technology. It suggests that everyone can and should use new Internet technologies to organize and share information, to interact within communities, and to express oneself. It promises to empower creativity, to democratize media production, and to celebrate the individual while also relishing the power of collaboration and social networks.

But Web 2.0 also embodies a set of unintended consequences, including the increased flow of personal information across networks, the diffusion of one’s identity across fractured spaces, the emergence of powerful tools for peer surveillance, the exploitation of free labor for commercial gain, and the fear of increased corporatization of online social and collaborative spaces and outputs.” Zimmer, M. (2008)

[5] Nielsen, J (2006)

[6] “Las aplicaciones web híbridas denominadas mashups son un punto de conexión entre funciones diferentes, permitiendo obtener lo mejor de cada aplicación. La simplicidad genera formas creativas de reutilizar la programación hacia la estandarización, integración y usos bajo demanda, siempre pensando en la inclusión del usuario como productor de contenidos.”Cobo Romaní, Cristóbal; Pardo Kuklinski, Hugo. 2007, pág. 31

[7] “La utilización de los productos de la Web 2.0 no se limita a las computadoras. Los teléfonos móviles de tercera generación (3G) empezaron a ocupar espacios hasta ahora sólo reservado a aquellas.” Cobo Romaní, Cristóbal; Pardo Kuklinski, Hugo. 2007, pág. 32

[8] “Por otra parte, la sindicación –que consiste en el etiquetado de contenidos de aplicaciones web para su distribución automática a través de diferentes plataformas– evita tener que navegar por los sitios originales, facilitando la tarea de lectura de los contenidos previamente seleccionados por el usuario. Productos como Bloglines o Google Reader facilitan la tarea.” Cobo Romaní, Cristóbal; Pardo Kuklinski, Hugo. 2007, pág. 32

Advertisements