Desde hace un tiempo se puede leer en Moebius este artículo que escribí como parte de la investigación sobre video juegos que estamos realizando. Pueden descargar el artículo completo que se encuentra al final del post.
Este género se inicia en el 2001, con la creación del juego The Beast para la promoción de la película A.I.: Artificial Intelligence.

Se trata de juegos que combinan las diferentes herramientas diarias, como ser email, web, sms, y las transforma en entretenimiento. Los protagonistas somos nosotros mismos, no una arqueóloga excéntrica o el príncipe de Persia.  Se nos pide resolver un enigma con las herramientas de recolección de datos con las que ya contamos, debemos transformar los datos que el juego nos da, como puede ser una imagen o una fecha o parte de un nombre, en pistas para resolver la investigación.

La nueva forma de publicidad (publicidad viral) se vale de esta forma de entretenimiento. Y en algún punto podemos decir que nacieron juntas. Pero si bien son consideradas herramientas de marketing el gran potencial de los juegos ARG para la educación es indiscutible. Sean Stewart (uno de los creadores del juego The Beast) dijo: “[The Beast] reinventó accidentalmente a la ciencia como entretenimiento de la cultura pop.” Son juegos que piden del sujeto no sólo que se involucre activamente y que ponga en juego todas sus habilidades, conocimiento y herramientas sino también que trabaje en conjunto con otras personas con habilidades, conocimiento y herramientas distintas de las propias para poder resolver los problemas.

Archivo completo en pdf: Esto no es un juego- ARGs

Advertisements